Parece de chiste pero no pretende serlo. Suelta el señor Rull tras pasar 32 días en prisión que lo peor que tuvo en la cárcel fue la comida. A ver en qué país sale un preso y te dice que la vivencia más fatal era a la hora de almorzar.

No parece que haya sufrido mucho si esa es su peor experiencia. Mientras más de cinco millones de personas están en medio de un vacío legal después de quedarse al borde de perder la nacionalidad, uno de los causantes de tal infierno, y que tan mal lo estaba pasando en esa injusta celda, tiene ganas de bromear.

Ha jugado al pin pon, ha aprendido a encuadernar y hasta ha hecho amigos. ¡Ya quisieran los centros de juegos infantiles! Una pena que no haya aprendido algo de derecho y de la Constitución española, esa que le ha permitido sumar algunos conocimientos a su currículum durante el tiempo de reflexión del señor Juez.

“El primer día nos dieron unas hamburguesas que estaban tan quemadas que se me rompió el tenedor”. Será el discurso de Rull para denunciar la represión del Estado español. ¿Habrá incordiado tanto en prisión como en el Parlament? Lo que queda claro es que ha cambiado su “in-inde-independencia” por un instintivo “una de mero señor carcelero”.

Autor: M.M

Fotografía: @JosepRull

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s