El pueblo ha hablado pero ha dicho lo mismo. Algo redundante. Por ende, inservible e inútil. Era la crónica de un desastre anunciado. Nadie gana y todos pierden. Cae derrotada España, Cataluña, los partidos y la gente.

Ciudadanos ha ganado, sí. Han aumentado sus escaños, sí. Han batido su récord de votos, sí. Pero quizá se tengan que ver obligados a redirigir su idea sobre Cataluña y España. El referéndum pactado o el aumento de la autonomía está más cerca.

“Era la crónica de un desastre anunciado”

El PSC, fiel defensor de la mediación, se ha quedado igual que hace dos años. Iceta ha comprobado que en Cataluña no hay término medio. O vas con unos o con otros. Los indultos no le han servido para ganar la confianza. Deben ‘limpiar’ sus núcleos más internos: o independentistas o unionistas.

Los Comunes también han empeorado sus datos. La ausencia de decisión de Colau, las impertinencias de Pablo Iglesias y la confusión de Domenech sobre el Parlament y el Congreso de los Diputados han llevado al desastre, aunque no lo confiesen, a esa fuerza que pretendía contentar a la extrema izquierda y a la extrema derecha desde la centralidad. Imposible. Primero tendrán que posicionar su ideología para convencer al resto.

“Primero tendrán que posicionar su ideología para convencer al resto”

El plato fuerte llega con el PP. Quizá Rajoy pensaba que con Albiol iban a llegar muy lejos. Un partido católico como el conservador luciendo sus creencias sobre los milagros. Sin frenos y cuesta abajo con un candidato que no supo situarse. Renovarse o morir, no le queda otra al partido impulsor del independentismo.

Y qué decir de los partidos independentistas. Todos negaron el 155. Todos se presentaron a las elecciones. Hablan por el pueblo catalán e intentaron borrar la identidad de más de dos millones de “compatriotas”. Pretenden instaurar su ley saltándose otra. Incluso sus propios artículos catalanes se incumplieron al no declarar de forma unilateral la independencia. No hay otra vía que no sea la de la legalidad.

“No hay otra vía que no sea la de la legalidad”

Pero sería estúpido no citar a los principales protagonistas de una catastrófica historia como que se está viviendo. Los votantes mandan y ordenan. Los votantes deciden y orientan. Hay que pensar. ¿Por qué se vota independencia unilateral? ¿Por qué se vota independencia bilateral? ¿Por qué se vota más a un político que huyó de la justicia que a un político que asumió responsabilidades y está viviendo en prisión?

En resumen, los partidos independentistas pierden votos. Los constitucionalistas han visto cómo la ley electoral les arrebataba el Parlament. También han comprobado que algo ocurre cuando menos de medio millón de personas es la única diferencia entre la división y la unión. El 21D ha quedado marcado en la historia y obliga a todas las partes a realizar una reflexión. Una reflexión interna y nacional. De todos y para todos.

 

Autor: M.M.

Fotografía: ara.cat

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s