José Manuel Colón: “No podemos vivir en sociedades desiguales”

Pregunta: ¿Qué le impulsó a dedicarse a lo que se dedica actualmente?

Respuesta: Yo soy periodista y creo que el periodismo está para contar esas historias que suceden y que a veces quedan en un cajón o fuera del foco. Además, me interesa mucho el periodismo de denuncia, y ponerle voz a como los llamaba, Eduardo Galeano, los “nadies”. Creo que un periodista debe ser valiente cuando se enfrenta a poderes y ser consecuente y respetuoso cuando se enfrenta a los débiles. Creo que hay que contar esas historias cuando caen en el olvido y porque son humanas y están ahí.

Pregunta: ¿En qué periodistas se ha inspirado a lo largo de su carrera?

Respuesta: A nivel periodístico, tal vez sea un poco pedante pero siempre me han gustado los periodistas americanos del siglo XX como Norman Mailer. Pero recuerdo una visita de un periodista español a mi facultad, Ramón Lobo, que, en mi opinión, siempre ha estado en el ajo y  ha sido muy consecuente con las guerras que ha cubierto.

“Aposté todo por ese proyecto y me salió bien “

Pregunta: ¿El proyecto Black Man White Skin le abrió las puertas? ¿Cómo se ven los frutos recogidos con la distancia y después de todo el esfuerzo realizado?

Respuesta: Este documental fue un antes y un después en mi carrera. Anteriormente, en 2007, había fundado una productora con la que había hecho trabajos para Canal Sur aunque eran trabajos más vinculados con el entretenimiento. He trabajado en medios nacionales como Cuatro y periódicos deportivos. Me llevó mucho tiempo el proyecto de Black Man White Skin y fue un trabajo duro porque en ese momento yo estaba en el paro, no tenía recursos económicos, pero aposté todo por ese proyecto y me salió bien. Además, actualmente soy el único director español que tiene publicadas dos películas en Netflix a nivel mundial. Esta película se proyecto en la sede de la UNESCO el 13 de junio de 2016 y se convocó ese día como el día de los derechos de las personas albinas. 

Pregunta: ¿Cuál es la parte más difícil de hacer documentales de este tipo en los cuales muchas localizaciones están fuera de Europa?

Respuesta: Trabajar fuera de Europa tiene una problemática: la seguridad. Trabajar y tocar, además, los temas que tocamos como la mutilación genital femenina o la persecución de las personas albinas es complicado. Si supieran en muchos de esos países la temática de esos documentales a lo mejor no nos dejarían entrar. Por eso muchas veces tenemos que hacernos pasar por turistas, diciendo que estamos trabajando para una ONG. Y eso ya es una dificultad, el poder entrar en el país. Y luego en los países te puede pasar de todo, que te quieran asaltar por la calle como me ha pasado en Tanzania o en Kenia, y ante eso, tienes que intentar sacar tu faceta de negociar y de tener un poco de suerte. En Gambia, por ejemplo, quisieron condenarnos por espías, algo que ha sido de lo más peligroso que he vivido.

Pregunta: La ‘Manzana de Eva’ relata la historia de lucha de varias mujeres a las que la sociedad les oprime. ¿Cómo se planteó?

Respuesta: Esta historia nos llega cuando estábamos realizando Black Man White Skin   y nos llego el relato de Adriana Capla, una profesora de antropología de la Universidad Autónoma de Barcelona, que estaba trabajando en Barcelona y Gambia. Sin duda para mí fue conocer una realidad que creía conocer y  de la que en realidad era un gran desconocido. Adriana lleva treinta años trabajando entre Barcelona y Gambia para intentar combatir la mutilación genital femenina. Además hay distintos tipos de amputaciones. Descubrimos que esta realidad se realiza en 28 países de África pero también en algunos países como India o en otros lugares de Asia. En el 2030 más niñas se sumarán a esta barbarie. Todos estos datos lo que hacen es darnos indicativos de que este problema no es tan conocido como debiera. Es injusto que el 50% de la población, las mujeres, simplemente por ser mujeres tengan menos derechos y en este caso no tengan derecho ni a su propio cuerpo. Ha merecido la pena el contar esta historia porque al final nosotros nos llevamos más de lo que aportamos. Ha sido una historia muy conmovedora de conocer.

“Es injusto que el 50% de la población, las mujeres, simplemente por ser mujeres, tenga menos derechos”

Pregunta: El trabajo como periodista es muy importante a la hora de hacer documentales. Es muy importante la documentación y la preparación de entrevistas. ¿Cómo ha sido todo el proceso?

Respuesta: Cuando ya tienes una temática sobre la que vas a trabajar y tienes claro el tema porque lo has encontrado puedes empezar. Yo soy periodista y, además, soy historiador. Creo que estas dos carreras me han servido para conocer lo que es la actualidad, pero también lo que es la historia,  lo que es mirar un poco mas atrás. Al final, tanto un periodista como un historiador, basan su trabajo en fuentes. Se basan en tirar del hilo e ir descubriendo historias nuevas que te llevan a otras historias y poder así crear un relato completo. Yo pienso que no se puede desechar ninguna fuente. Hay que intentar siempre descubrirla. Sentarte, tomar un café y descubrir lo que esa persona te puede aportar.

Pregunta: ¿Qué importancia tiene Occidente en la lucha de las mujeres africanas?

Respuesta: Yo creo que los organismos internacionales tienen que presionar y actuar en pro de los derechos humanos. Tiene que ser un modo de presión para los gobiernos. Tienen que buscar y ayudar a acabar con estas barbaries. Pero debemos decir también que África es un continente de expolio, un continente donde las otras potencias van y les interesa que ciertos mandatarios estén en el poder. Las sociedades occidentales tienen que intentar ser más comprensivas.

Pregunta: ¿Cree que los pasos que se han ido dando han permitido un avance relevante?

Respuesta: Que se hable del tema, de la mutilación, de los albinos… es un paso ya. Aquellas historias que quedan en el olvido, caen en el riesgo de que sigan sucediendo de manera prolongada y sin solución. Que se hable ya es un éxito. En el tema de la mutilación, la Unión del Parlamento Africano prohibió la mutilación genital femenina en diciembre de 2015. Sin embargo, esto es papel mojado en muchos países porque la realidad legal se tiene que aplicar luego en las aldeas. Hay que intentar que ambas realidades se cumplan. 

“Pero debemos decir también que África es un continente de expolio”

Pregunta: ¿Por qué se han elegido las localizaciones en el documental ‘La manzana de Eva’ localizaciones como Chile o distintos lugares de España?

Respuesta: Es un documental de distintas localizaciones.  La elección de Gambia y Kenia, por ejemplo, fue por varias ONG en las que estaba colaborando. Allí aprendimos que la religión no es culpable de estas barbaries. Son tradiciones que se traspasan de abuelas a nietas. Otros países como Chile,  fueron elegidos  porque la película recoge declaraciones de la presidenta, Michelle Bachelet, ya que fue la primera mandataria que llevo este caso para hablar de la situación que estaban llevando a cabo con un montón de niñas.

Pregunta: La metáfora que se hace al principio del documental con el concepto de correr y de carrera, ¿Cree que el deporte puede darnos este tipo de lecciones?

Respuesta: Creo que el deporte es un modo de llegar al público, de que tomemos conciencia de una manera más cercana. Y la vida es como una carrera, como un maratón y a veces tus proyectos, tus metas, tus sueños, quedan lejos. Aquel que sigue en la carrera, aquel que se mantiene, aquel que lucha por seguir en la meta, es el que consigue los sueños. En esta película, ese sueño es acabar con la mutilación genital femenina.

Pregunta: ¿Puede decirnos algo de su próximo proyecto?

Respuesta: De mi próximo proyecto, puedo decir que tratara de derechos humanos, que gran parte del documental se desarrollara en África, y que me gustaría hacerlo de distintas trilogías, en distintos continentes donde en cierto modo se ponga el foco en esas personas que intentan superarse. Nos llevará por la zona del Magreb, Marruecos, e incluso Túnez.  También realizaré otra que se centrará en Sudamérica.

“Creo que el deporte es un modo de llegar al público”

Pregunta: ¿Algún mensaje para la mujer del Siglo XXI?

Respuesta: Como hombre, creo que no podemos vivir en sociedades desiguales. Sinceramente, cuando contrato un cámara, no pienso si es un hombre o una mujer, si debe cobrar más o menos, si no en sí es profesional.  Con ‘La manzana de Eva’,  todo mi equipo ha aprendido mucho. Y estoy muy contento de tener una cámara de mujer porque quizá ve el mundo con otros ojos. Por lo tanto mi mensaje  hacia ellas es: ánimo y tenemos que ponernos las pilas para conseguir la igualdad. 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s