Tú a Vallecas y yo a La Navata

El obrero político cada vez se diferencia más del obrero de a pie. Como el comunista rico lo hace del comunista pobre. Y ni qué decir del anticapitalista de Sudamérica con el europeo.

El cuñado de derechas tiene pinta, según pasa el tiempo, de votar a Podemos. Y es que la formación morada sigue en su bucle de memelizarse. Convertir cada movimiento político en viral, como estrategia, puede llegar a ser acertada. Pero eso lo deciden las urnas y, antes, las bases. Porque la pseudodemocracia que han instaurado Iglesias y compañía tendrá sus consecuencias.

Esa, sin embargo, no es la cuestión. Decir que algo es privado y someterlo a referéndum no es el caso. Tampoco ser de izquierdas y vivir como un empresario de ese franquista IBEX-35. Dejaré a un lado de dónde sacan tanta liquidez. Y, también, las explicaciones redundantes y escasas de argumentos coherentes que ha dado el círculo podemita que forma la burbuja defensiva de la élite de Vistalegre.

El problema es que la superioridad moral con la que se presentó Podemos hace unos años ha quedado en cenizas. Migas de pan para dársela a unos pobres pájaros que, en este caso, son los votantes desesperados por la ineficiencia de la política tradicional. No queda absolutamente nada de ese discurso social y renovador que al fin y al cabo ha quedado pintado como lo que era: populismo barato.

Los desahucios siguen. Los despidos siguen. Las denuncias e imputaciones de cargos políticos siguen. Las polémicas siguen. Los errores siguen. Las declaraciones absurdas que se convierten en chiste siguen. Y la contradicción, amiga y hermana de cualquier político, también sigue.

Con la compra de su chalé, Irene Montero y Pablo Iglesias no hacen nada malo. Simplemente se sumen en ese sistema capitalista que permite crear diferentes estatus sociales. Llegar a la élite financiera tiene sus consecuencias. La excusa de tener dos hijos no cuela. La de la privacidad mucho menos, pues serán las mismas personas que ayer y hoy. Pero ellos siguen con su esquema. “No creáis a los medios que lideran una campaña para mantener alejado del poder al pueblo”. La realidad es una, clara e ineludible. Ahora tienen dinero. Ahora les conoce la gente. Ahora ya no son pueblo. Tú a Vallecas y yo a La Navata. Eso sí, sin especular, como cualquier familia española.

 

Foto: extraconfidencial.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s