1 de octubre. La “Catalunya Lliure” con la que sueña menos del 50% de catalanes parece estar más cerca que nunca. El Govern ocupa colegios y demás edificios públicos. Cajas de plástico en forma de urnas y movilizaciones violentas para llevar a cabo el Golpe. Una votación ilegal con la intención de romper la unión entre la Comunidad Autónoma y el resto de Espala.

Con el respaldo de parte de los Mossos, la Guardia Civil y Policía Nacional toma el mando de la seguridad. En pésimas condiciones, y aguantando la violencia de las calles, intentan evitar una votación ilegítima. La sociedad catalana se rompía por completo y la crispación se colocaba como el sentimiento continuado en el territorio del norte de España. Un año después, el constitucionalismo sigue recibiendo los ataques del bando nacionalista más extremo y que ha unido a la izquierda y derecha radical catalana.

PERIODISMOYPLUMADIGITAL analiza este primer año del Golpe con los testimonios de una de las ciudades más importantes de Cataluña. En L’Hospitalet, cuya alcaldía maneja Nuria Marín, del PSC, Ciudadanos intenta mantener la cordura para lograr un municipio mejor.

Su portavoz, Miguel García, contesta algunas preguntas en las que reconoce haber presenciado agresiones a Ciudadanos en distintos eventos, así como a su sede. Todo ello con el respaldo de una alcaldesa que ya tuvo protagonismo el último 1 de octubre y que ha votado a favor de la autodeterminación. Una grieta abierta en el PSC y que es una muestra más del inmovilismo socialista en Cataluña.

Pregunta: Ciudadanos es el actual ganador de las elecciones en Cataluña, pero uno de los partidos más atacados por el sector independentista. ¿Esa actitud de cierta represión se vive también en L’Hospitalet, sobre todo en este último año?

Respuesta: Represión no, porque somos más los que creemos en la libertad y la tolerancia y no vamos a dejar que nadie nos calle, pero sí que es cierto que hay una minoría intolerante y fanatizada que de vez en cuando pasa a la violencia. Ya hemos sufrido dos agresiones en carpas en las que ya ha intervenido la justicia e innumerables ataques a la sede. Los ataques a la sede es lo que llevamos peor porque nos arrojan excrementos que dejan un olor nauseabundo que no se va en semanas y nos sabe muy mal por los vecinos. Estos ataques son muy miserables porque son premeditados y tienen un afán de degradación humana muy marcado. Hemos tenido que intensificar la vigilancia en la sede.

Pregunta: ¿En el día a día, qué gestos se tienen con los políticos de Ciudadanos? ¿Se llega a ver también con sus votantes?

Respuesta: En el día a día el gesto que más recibimos es el de apoyo y ánimo tanto por nuestra defensa del orden democrático como por nuestra labor de oposición al gobierno municipal.

Pregunta: ¿Es clave empezar a solucionar el conflicto catalán desde las zonas más reducidas hasta las grandes ciudades como Barcelona, hasta extenderlo a nivel autonómico?

Respuesta: Hay que reconstruir la convivencia en Cataluña partiendo de principios muy básicos que fueron ignorados durante demasiados años, como son el reconocimiento de la pluralidad y diversidad de la sociedad catalana – nadie puede creerse que las calles serán siempre suyas, porque las calles, el espacio público, las instituciones públicas, son de todos- y la aceptación del Estado de Derecho y el orden democrático constitucional.

Pregunta: Hay muchas críticas con la postura del PSC en la división independentista o no independentista. L’Hospitalet es una de las zonas donde más se pone en duda la posición de los socialistas. ¿En qué acciones se ha visto a la alcaldesa ese posicionamiento más pro-independentista?

Respuesta: El PSC lleva mucho tiempo en el que su único proyecto político es acceder al poder porque ha hecho del ejercicio del poder su modo de vida y no tiene reparos en defender una cosa y la contraria en función de sus intereses. Núria Marín ha votado en el pleno a favor del derecho a decidir y, sin ir más lejos, el 1 de Octubre se puso a defender en un Instituto de l’Hospitalet las urnas, enfrentándose a la Policía Nacional para conseguir algo de cuota mediática. ¡Si hasta gastó a cargo del Ayuntamiento 400 € por 20 fotos de la intervención policial a la que ella acudió!

Pregunta: Del 1 de octubre del 2017 hasta este momento, ¿ha cambiado algo en la situación o se ha ido a peor? ¿Cuál es la solución que se ve a pie de calle, más allá de lo que muestran los medios, en Cataluña?

Respuesta: Mucha gente ha perdido el miedo, mucha gente ya no quiere seguir callada, a pesar de los continuos ataques a la democracia de los CDR. Hemos ido a mejor porque el 1 de octubre había ambiente de miedo e incertidumbre y ahora predomina el hastío, pero es imprescindible que no se vuelvan a las andadas y, por supuesto, hace falta un cambio en Cataluña. Necesitamos un Govern que le dé un giro de 180º a sus prioridades y empiece a trabajar por el bienestar de todos los catalanes.

Pregunta: ¿Qué datos baraja Ciudadanos, en este caso en L’Hospitalet, donde se refleje que el conflicto independentista ha acaparado todos los focos dejando de lado cuestiones sociales como la sanidad, la educación o el aspecto laboral?

Respuesta: En nuestra acción política municipal, Cs procuramos traer únicamente temas locales para mejorar l’Hospitalet, pero los partidos independentistas ponen todo su empeño en que el procés siga copando la agenda política. No hay pleno municipal que no lo utilicen para sus escenificaciones. Son tediosos, pero ejercen su libertad de expresión. El problema es que llevamos muchos años con la Generalitat paralizada y hay el riesgo de que normalicemos unas instituciones bloqueadas que tienen importantes competencias a su cargo. Y esto implica que poco a poco se degrade el funcionamiento de los servicios públicos.
Educación, sanidad, empleo, seguimos con los mismos problemas y, lo que es peor, cambian las circunstancias económicas y las instituciones no lo están abordando porque estos temas, que son los que verdaderamente afectan a los ciudadanos, no están en la agenda de los partidos separatistas que ostentan el Govern de la Generalitat. No hay reformas. Solo de vez en cuando hay un despliegue de promesas para las que nuestra alcaldesa siempre se ofrece como figurante para poder arañar algo de atención mediática. Siempre que puede, Núria Marín nos trae algún conseller al Ayuntamiento para que haga alguna promesa, pero donde tienen que comparecer los consellers es en el Parlament. Es lamentable que la alcaldesa Núria Marín, por arañar algo de atención mediática, ofrezca la ciudad para las operaciones de lavado de cara del Govern..

Anuncios